Y ahora dime: ¿Qué motivo hay para no ser feliz?

Las miradas cómplices, la complicidad descomplicada, los abrazos que alimentan el alma. amarte sin prisas, besarte sin cesuras, desvestirnos de cordura. Desprendernos del tiempo, y volverlo a encontrar entre tu sonrisa y la mía. Soñarte en versos, en besos, que nos hagamos en poesía.

Anuncios

El arte de quejarse.

Puedo contarte que tengo secretos, promesas y deudas conmigo misma que nunca conseguiré saldar. Sueños que nunca conseguiré cumplir y mil maletas cargadas a mi espalda. Canciones tristes que acumulo porque sí, recuerdos feos que nunca conseguiré borrar. Argumentos que nunca explicaré y cientos de lagrimas que aún no he tenido tiempo a llorar. Puedo … Sigue leyendo El arte de quejarse.